El arte de cambiar sonrisas por calmantes

Asociación Más Que Una Ilusión

Más que una Ilusión celebra este año el décimo aniversario de una labor encomiable: hacer del humor una herramienta terapéutica.

Una parte del grupo de siete voluntarios se ha vestido de payaso, otros usan el “uniforme” de la asociación, pero todos van bien pertrechados con lo imprescindible: un buen número de globos, el teatrillo de títeres, una guitarra y un par de ukeleles, cuentos infantiles y un corazón henchido de alegría.

Van a reunirse con las enfermeras de la planta para ver si el número de niños es suficiente para hacer en el hall, junto al ascensor, el espectáculo de cada miércoles. Aquellos a los que la enfermedad o el tratamiento no les impide salir de la habitación se alegran, asisten y participan. Tampoco los goteros son un problema insalvable: los voluntarios han preparado maracas caseras para que participen en las canciones quienes no puedan dar palmas.

Hay risas, bromas y chascarrillos, canciones, color, sonrisas. Y por unos momentos la enfermedad desaparece. Las enfermeras lo confirman: los miércoles por la noche administran menos calmantes a los niños ingresados en el Hospital Universitario. El humor, la diversión, la alegría son un magnífico complemento al tratamiento médico que sigue cada uno de ellos.

“Los días que visitamos el hospital, las enfermeras administran menos calmantes a los niños ingresados”.

DÉCIMO ANIVERSARIO – Desde hace diez años la asociación Más que una Ilusión visita cada semana la planta infantil y, por unos momentos, niños, familiares, cuidadores y personal sanitario se olvidan del dolor, las molestias y las adversidades.

Asociación Más Que Una IlusiónLos niños que no pueden acudir por su propio pie al espectáculo del pasillo no se quedan sin su dosis de divertimento. Acabada la actuación, los voluntarios visitan las habitaciones para hacer una broma, una flor con globos, una pequeña canción. En definitiva, una pincelada de luz. Algunos pacientes infantiles acuden al hospital para recibir su tratamiento y después regresan a casa. Un tratamiento que puede llegar a suponer ocho horas sentado en la sala destinada al efecto. También ellos reciben la visita de los voluntarios, explica Raquel Pascual, presidenta de Más que una Ilusión.

La asociación se puso en marcha como iniciativa de las iglesias evangélicas de Albacete y provincia, promovida por María José Bonete y, como tantos otros colectivos benéficos, se han visto obligados a afrontar la importante merma de recursos económicos y humanos de los últimos años. Al parecer, no sólo la dilatada crisis es causa de esta circunstancia, también ha descendido el compromiso personal individual, el número de voluntarios que deciden donar el recurso más valioso: su tiempo.

LOS RECURSOS – El importe necesario para cada actividad semanal desarrollada por Más que una Ilusión oscila entre 30€ y 50€. Buena parte del mismo se dedica a la adquisición de globos y los sencillos materiales de la manualidad que cada semana, tras la actuación, realizan los niños que lo desean. Aún así, sus recursos no llegan para atender todas las actividades que quisieran llevar a cabo. Frente a los 20.000€ anuales necesarios para el desarrollo de su programa completo, la asociación cuenta con la mitad. Por ello, los voluntarios que se desplazan desde Almansa costean de su bolsillo los gastos de transporte y los que residen en Albacete afrontan también de su bolsillo el coste de materiales o indumentaria.

A estas personas que alegran la estancia de los niños en el hospital sólo les mueve un deseo, explica Raquel Pascual: ser luz para otros. ¿Qué hay más necesario que la luz en estos tiempos oscuros?

VOLUNTARIOS – La asociación cuenta con 25 voluntarios y alrededor de 100 asociados que aportan una cuota y lo más valioso: su tiempo y compromiso.

RECURSOS – junto a las subvenciones y donaciones particulares de dinero y materiales, realizan actividad para la captación de fondos.

MÁS INFORMACIÓN – en la web www.masqueunailusion.org, en el correo info@masqueunailusion.org y en los teléfonos 637 304 848 ó 687 552 589.

Publicado en La Tribuna de Albacete el 02.09.17.

Foto: Raquel Pascual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *